January 16, 2018

Concejos Cómo dejar de morderse las uñas

consecuencias-de-morderse-las-unas-1

Onicofagia es el nombre que se la costumbre de comerte las uñas. Es un mal hábito que se da principalmente en la adolescencia, aunque puedes sufrirlo en cualquier etapa de la vida, seas hombre o mujer.

Este problema se da principalmente cuando estás bajo condiciones estresantes, te sientes ansioso o nervioso.También se lo relaciona con el aburrimiento y en situaciones más extremas se la relaciona con el hambre y se lo toma como síntoma de desórdenes mentales.

Hay dos causas principales por las cuales puedes sufrir estos síntomas: ansiedad, nervios, angustia, estrés, aunque también puede esconder algún problema particular como la pérdida de un ser querido, violencia en la casa o escuela, baja autoestima u otros.

En cualquiera de estos casos la onicofagia suele ser pasajera, sin embargo puede convertirse en crónica, lo que significa un problema mucho mayor.

¿Qué daños te causa comerte las uñas?
Además de que estéticamente las uñas mordidas son horribles, este mal hábito también te puede traer otros inconvenientes colaterales.

Heridas en los dedos. Generalmente una vez que te comes a uña sigues con la piel que la rodea. En consecuencia puedes sufrir infecciones.
Deformación. Si el problema se extiende durante mucho tiempo tus dedos pueden deformarse.
Daños dentales. Tus dientes y encías también sufren la fuerza que deben hacer para romper las uñas.
Problemas digestivos. Si te tragas las uñas puedes tener problemas digestivos y hasta herir tu estómago. Lo mismo sucede en la zona de la garganta.
Estos problemas estéticos y de salud pueden producir consecuentemente depresión y problemas sociales, baja autoestima y dificultad para relacionarte con las personas por el aspecto de tus manos.

En fin, morderte las uñas no tiene ni un aspecto positivo, sin embargo nace en tu cabeza y es un hábito difícil de modificar. Si bien aquí encontrarás 10 trucos para dejar de comerte las uñas deberás llevar a cabo un trabajo mental arduo para superar este problema definitivamente.

Trucos para no comerte más las uñas

Mantén tus manos ocupadas. Muchas personas no se comen las uñas por un problema mental grave, sino porque tiene sus manos desocupadas. Lleva una pelotita antiestrés siempre encima para jugar con ella, lo mismo puedes hacer con una bandita elástica, tus llaves y hasta con una lapicera. También puedes encontrar un nuevo pasatiempo. Aunque esto puede ayudar a que no te comas las uñas, no es una solución definitiva. En cuanto notes que estás mordiendo tus dedos, deja de hacerlo inmediatamente y ocupa tus manos nuevamente.

Usa goma de mascar. La goma de mascar mantendrá tu boca ocupada, lo mismo puedes hacer con una menta, caramelo o cualquier bocadillo.

Retoca tus uñas. Hay varias formas de cambiar el aspecto de tus uñas, puedes usar esmalte o usar uñas postizas. El gusto del esmalte no es nada agradable y además si te comes las uñas se verá descascarado y nada agradable a la vista.
Usa guantes. Bueno, este truco no es ideal si estás en medio del verano, y tampoco si tienes que realizar una actividad con las manos. Sin embargo es efectiva, ya que luego de un algunas veces que no puedas comer tus uñas por los guantes tu cabeza olvidará esta costumbre desagradable.

Limpia tus uñas. Algunas veces la razón por a que te comes tus uñas es porque las ves sucias. Comienzas intentando sacar la mugre y luego terminar comiéndolas.

Agrega sabor. Humedece tus uñas en aloe vera, zumo de limón, ají picante o cualquier alimento que te desagrade. Quizás no es la mejor opción para salir a calle con olor en tus manos, pero puedes usarlo en tu hogar. Hay una opción más radical y es usar un inhibidor químico, éste hará que tus uñas sepan muy feo.
El truco de las banditas. Un truco muy difundido es el de colocarte banditas en los dedos, es un truco similar al de los guantes, pero apto para cualquier temporada del año. Para estimular más el tratamiento puedes comenzar con un solo dedo o una mano para ver la diferencia entre las uñas que comiste y las que no.

Relájate. No sólo puedes tratar de no comer las uñas con trucos externos, sino que internamente puedes tratar el problema principal: la ansiedad, el nerviosismo y el estrés. Dale una oportunidad a algunas infusiones relajantes, como la melisa o la manzanilla.
Ponte metas alcanzables. Quizás no puedas dejar de moderte las uñas de un día para el otro.

Piensa-comprométete-detente. Este es el más importante de los trucos. Piensa por qué te comes las uñas, es por un trabajo exigente, un exámen, algún problema en casa. Intenta resolver el disparador de la onicofagia. Comprométete, anota por tu casa, en tu nevera o mesa de trabajo frases relacionadas a tu problema “no muerdas tus uñas”, “detente”, “basta” o las que mejor te funcionen.

¿Qué dice sobre tu personalidad de morderse las uñas?

111

Este hábito nervioso es muy habitual y está relacionado con las emociones. Hay algunas personas a las que esta conducta les acompaña toda la vida, y otras en las que aparece en ciertos períodos de estrés o ansiedad.

La persistencia del mal hábito
La repetición continua de morderse las uñas es el problema que vamos a abordar en este artículo. Algunas personas tienen un serio desequilibrio y no pueden llevar a cabo ninguna actividad debido a que sus dedos siempre están en la boca. Cuando esto ocurre, se lo denomina onicofagia”.

Esto va más allá de algo estético, ya que da vergüenza tener que dar la mano, mostrar los dedos, etc. El 50% de la población, en mayor parte, mujeres, padece este problema. Aparece entre los 10 y los 18 años y puede extenderse toda la vida.

La mayoría de las personas que realizan tratamientos locales para dejar de comerse las uñas fracasan. ¿El motivo? La causa de la onicofagia (es decir, la ansiedad, los nervios, la depresión, el estrés, el aburrimiento, los problemas o la tristeza).

Comerse-las-uñas

Los hábitos nerviosos o negativos comienzan con un cambio casi imperceptible en el día a día. Cuando la persona se va acostumbrando a esa actitud, aumenta la cantidad de veces que lo practica.

La causa principal de morderse las uñas es la falta de consciencia. Las personas no se dan cuenta de lo que están haciendo hasta que alguien se los hace notar o bien hasta que se lastiman. Entonces, podría decirse que la onicofagia es una respuesta automática a un problema, un escape, una manera de evadir o expresar los sentimientos, etc.

¿Cuáles son las razones para morderse las uñas?
Los psicólogos han confeccionado una especie de lista con las principales causas de la onicofagia. Presta atención, porque pueden estar demostrando cómo es tu personalidad.

Intranquilidad
Cuando estamos estresados, con muchos problemas o ansiosos, es más probable que nos comamos las uñas. La necesidad de buscar una manera de escaparse de la situación nos hace padecer onicofagia. Claro, porque morderse los dedos tiene un efecto calmante en el sistema nervioso.

Unas-quebradizas

Aburrimiento
El hecho de no estar haciendo nada en particular, la inactividad y el aburrimiento también son causas para morderse las uñas. El hábito de comerse las uñas es una vía de estimulación para el sistema nervioso, que ayuda, por ejemplo, a no quedarse dormido.

Perfeccionismo
Las personas que se muerden las uñas pueden pasar muchas horas al día mirándose las manos y examinando que no quede ni una mínima irregularidad en sus dedos. Si esto ocurre, en seguida intentan pulirla. Es bueno saber también que este hábito causa problemas en los dientes, las manos y la piel.

Imitación
Muchos niños que se muerden las uñas la hacen al ver a sus padres con el mismo mal hábito. En el caso puntual de pacientes de hasta 18 años, la aparición de la onicofagia se debe al trastorno por ansiedad, o también por tics, hiperactividad o trastorno obsesivo compulsivo.

Causas psicosomáticas
Son muchos los casos de personas que se muerden las uñas para provocarse dolor, autolesionarse, etc. Esto puede aparecer en familias violentas, en crianzas demasiado severas, como una manera de llamar la atención, etc.

Emociones
La timidez y la baja autoestima, así como también el dolor por un divorcio o la muerte de un ser querido, pueden derivar en onicofagia. El hábito puede llegar a desaparecer si la persona se siente más segura y confiada de sí misma y del entorno.

Niños con onicofagia: qué saber
Un reciente estudio indica que aquellos pequeños que se comen o muerden las uñas tienen menos habilidades sociales que los que no padecen de onicofagia. Esta condición afecta al 45% de los niños en los países industrializados (frente a un 10% de los adultos). Se trata de un trastorno nervioso que limita la ansiedad pero, al mismo tiempo, trae consecuencias negativas, tanto para su cuerpo como para su autoestima.

Salud con Belleza

Siguenos en Facebook

BUSCAR

Loading
Peru Blogs

Blog Directory

PlanetaPeru